Facebook Twitter Google +1     Admin

Sin dolor

20110814031035-ramon-sampedro-2.jpg

Foto: www.elpais.com

Se anunciaba y llegó, una nueva Ley de Cuidados Paliativos y Muerte Digna. El enfermo terminal verá reglamentado su derecho a fallecer dignamente, es decir, sin dolor –que no sin sufrimiento-, y el médico de turno a practicarlo sin riesgo de penalización, sanciones o inclusión en la lista negra. De sentido común, aunque su novedad parezca innecesaria ante la Ley 41/2002, de 14 de noviembre, de Autonomía del Paciente, Art. 2.3: “El paciente o usuario tiene derecho a decidir libremente, después de recibir la información adecuada, entre las opciones clínicas disponibles”. Ante su incapacidad para expresarse, el representante, familiar directo o documento de instrucciones previas (Art. 11). Nadie habló de eutanasia, “petición de un paciente para terminar su vida ante una enfermedad irreversible”.

Judith Rapoport, célebre psiquiatra infantil, declaraba hace poco que la amniocentesis podría detectar no sólo el autismo, el síndrome de Down y otras taras congénitas, sino también la depresión prenatal y de por vida. "Lo más interesante que hemos visto es que hay una mutación que está relacionada con todo; con la ansiedad, la depresión, la esquizofrenia o el autismo. Así que la amniocentesis permitirá detectar estas dolencias". La doctora propone interrumpir la vida de ese ser abocado al sufrimiento: "Igual que se hace cuando se detecta un caso con síndrome de Down, la mujer podría abortar si le encuentran los genes".

“Te puedo hablar con franqueza y sin rodeos en un tiempo en que la muerte es casi un tabú, sobre todo para vosotros los jóvenes”, relata Abel Hernández a su hija en su autobiografía epistolar “Historias de la Alcarama”. ¿Paradoja? Lo peor, si bajo la misma nube empezamos a mezclar temas, conceptos y categorías. Paliativos y eutanasia pasiva; asistencia al suicidio y dignidad; terminal e irreversible; selección natural y eugenesia; autismo e “incapacidad congénita de establecer contacto”; parálisis cerebral y discapacidad intelectual. ¿Qué hipervínculo enlaza a Ramón Sampedro con Inmaculada Echevarría, por ejemplo? La vida es una tarea más compleja que elaborar un blog.

“El dolor me jode, pero morirme me jode más” (Luis García Berlanga).

María Pilar Martínez Barca

(Heraldo de Aragón, «Opinión», “El meridiano”, viernes 5 de agosto de 2011).

Comentarios » Ir a formulario

pilmarbarca

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris