Facebook Twitter Google +1     Admin

Ya estás aquí

20150313032617-01.jpg

La fuerza de los límites

Desde mi sillón

Ya estás aquí

Te estuvimos esperando durante todo un día. Era el culmen de una hermosa esperanza, desde que los papás nos hablaron de ti, un montoncito ingrávido de células.

Justo la medianoche, la hora de los gnomos y las hadas, señaló la frontera que separaba el deseo intangible de tenerte de la vida. O, mejor expresado, tu existencia interior de poder estrecharte en nuestros brazos. Hasta la luna se ocultó esa noche para no desvelarte.

Llegaste con mamá, una bolita tierna junto a su corazón. ¡Qué alegría mirarte! Continuabais siendo una misma armonía, aunque en dos pentagramas diferentes. ¿Qué misterio encerraban tus ojitos? ¿Tu manita buscando ya otra mano? ¿Tu cuerpo redondito pleno en vida? ¿Tu piel cálida y suave de textura de cielo?

Comenzaste enseguida a alimentarte. ¡Qué ilusión traías por vivir! Sabías ya prender nuestra atención y cómo sentirte más querido, protegido, arropado.

En estas tres semanas, has ido despertando a la luz del día, al viento columpiando las hojas de los árboles, al sol acariciándote, al frío de principios de diciembre.

Guillén, nombre de santo, de héroe o de poeta, el otro día me miraste. Y me hiciste volver a presentir el cielo en tu sonrisa. El círculo se inicia, una vez más, y nos llenas la casa de ternura.

María Pilar Martínez Barca

A nuestro alcance

Raúl Gay, periodista independiente

De Ciencias Políticas a Periodismo, desde 2008 trabaja en los informativos de Aragón TV. Su nuevo reto, la política. Nada se le pone por delante.

M. P. M.

P. Nació con una malformación. ¿Cómo se lleva de niño?

R. Al nacer sin brazos, no hay trauma. Yo era así y punto. Tal vez el olvido, como cantaba Serrat, “se llevó la mitad”.

P. ¿Qué tal el cole?

R. Tuve problemas para entrar en un colegio público de integración; mis padres, con buen criterio, no querían que fuera a un centro exclusivo para retrones. Salvo eso, todo bien

P. Cursó Bachillerato y Periodismo ¿Informan bien los profesionales?

R. Soy licenciado en Políticas por la UNED; después hice un máster de Periodismo. Jamás me he planteado cómo informaban sobre discapacidad.

P. Vive con su pareja. ¿Un hombre feliz e independiente?

R. Muy feliz. Independiente… Ser discapacitado sale caro, y si hay que pagar por una vida digna, no eres completamente independiente.

P. ¿Su mayor obstáculo?

R. Nacer en una ciudad como Zaragoza; faltaban ciertas carreras universitarias.

P. “De retrones y hombres”. ¿Qué han querido transmitir?

R. Que los retrones somos ciudadanos de segunda. Que podría mejorar nuestra calidad de vida con voluntad política. Que no somos merecedores de piedad, sino personas que disfrutamos de la vida como cualquiera.

P. ¿Metas a corto plazo?

R. He pedido una excedencia en Aragón TV para dedicar mi tiempo y energía a Podemos. Espero sentarme en un escaño de las Cores de Aragón, para redactar leyes que mejoren la situación de todos.

Más corazón

Aborto y discapacidad

Más claro, agua. La Asociación SOLCOM (Solidaridad Comunitaria de las personas con diversidad funcional) lamenta que se retirase la propuesta sobre la ley del aborto, del ex ministro Gallardón.

SOLCOM respeta la libertad de la mujer, bípeda o discapacitada. No el llamado “derecho de las mujeres a elegir el tipo de seres humanos a los que quieren dar a luz”. Atenta contra las recomendaciones de la ONU a no hacer diferencias sobre unos u otros; y viola el compromiso del gobierno con los derechos de las personas discriminadas por su diversidad funcional.

“Las vidas de todos los seres humanos deben tener el mismo valor”. Lo otro tiene un nombre: eugenesia.

En Internet: http://www.asociacionsolcom.org/node/330. También en Facebook.

M. P. M.

("La fuerza de los límites”, Humanizar, N.º 138 -Madrid, enero-febrero 2015-).

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris