Facebook Twitter Google +1     Admin

Con otros ojos

20160923150518-nathan-mac-queen-httpscottisharchery.org.uk.jpg

Foto: httpscottisharchery.org.uk

“Tu palmarés es motivo de orgullo y admiración”. Las palabras de Raroy a Teresa Perales confirmaron su triunfo. Junto a María Delgado –una promesa a sus dieciocho años y con dos primeras preseas–, Jorge Cardona y Eduardo Santas; Michelle Alonso, Gerard Descarrega, Ignacio Ávila y Ariadna Edo; y los equipos de baloncesto en silla, tenis de mesa, ciclismo de pista y tantos deportistas españoles.

Iba contando las medallas. Las 31 de España frente a las 139 chinas. Teresa se quedaba con la plata en 200 metros libres, mientras se llevaba el oro Li Zhang y el bronce la noruega Sarah Louise Rung, parapléjica tras una fallida operación. No salían las cuentas. Después, 3 medallas más. Y la verdadera magia.

Escribe Rosa Montero en Bella y oscura: “… cuando os encontréis por el mundo a esos seres singulares de triste apariencia, hombres y mujeres jorobados, o ciegos, o zambos; no os creáis por ello que son inferiores y dignos de lástima, porque probablemente están así porque poseen la gracia”. Nunca hubo tanto público como cuando la exparalímpica brasileña Márcia Malsar, con parálisis cerebral, portó la antorcha hasta el pebetero –su caída atrajo la emoción–; o el sirio Ibrahim Al Hussein, abanderado de la delegación paralímpica de refugiados, que perdió su pierna por salvar a su amigo de un bombardeo, se tiró a la piscina.

Behzad Zadaliasghari, iraní e invidente, conquistó con su gol ante Marruecos. La belga Marieke Vervoort, plata en 400 metros en silla de ruedas, pospuso sus planes de eutanasia. Ibrahim Hamadtou, egipcio y sin brazos por un tren, cautivaría con su estilo de tenis con la boca. Y Nathan Macqueen enamoró a todos tensando el arco. Susana Rodríguez, triatleta afectada de albinismo y un cinco por ciento de visión, se prepara a ser campeona en Medicina.

“Creo que todos somos un poco monstruos. Creo que todos somos divergentes”, reflexionaba Rosa Montero sobre su última novela, La carne. No tanto el triunfo en medallas y aplausos, como la diversidad. Que se vayan entrenando nuestros políticos.

María Pilar Martínez Barca

(Heraldo de Aragón, "Tribuna", "Con DNI", viernes 23 de septiembre de 2016).

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris