Facebook Twitter Google +1     Admin

Pierna quebrada

20170821021310-foto-derechos-gumanos.jpg

Foto Derechos Humanos ¡Ya!

“La mujer, con la pata quebrada y en casa”, rezaba en tiempos de Mari Castaña un desafortunado refrán popular. El llamado sexo “débil” fue invisible durante siglos, como en la América de Luther King los ciudadanos de color y ahora las personas con diversidad funcional.

En la última campaña de la Dirección General de Tráfico podemos escuchar: “He perdido mi independencia, mi intimidad. Cuando se tiene un accidente como el mío, tu ser querido se convierte en tu cuidador”. Lo dice Mar Cogollos, víctima de accidente mientras conducía un compañero, “postrada” en una silla de ruedas desde entonces. Los otros dos protagonistas de la cinta son Anna González, atropellada en su bicicleta, y Jordi Porta, que conducía en moto bajo los efectos del alcohol. “Un segundo es todo lo que necesitas para pasar de la moto a la silla. Es increíble lo rápido que te puede cambiar la vida. Carretera y alcohol son absolutamente incompatible”. ¿Culpabilidad?

Hay otra visión. “Con el paso de los años ir en una silla de ruedas no es solo una “desgraciada” forma de moverse, sino parte de la persona y de su forma de ver la vida. Un vida siempre digna en tanto que es vivida”. (Elena Prous, enfermera, activista derechos humanos, escritora, buceadora y antropóloga con diversidad funcional). ¿Por qué perder la independencia y la intimidad? ¿Un cambio drástico a peor? Ahí entra la asistencia.

Sería necesaria otra campaña dirigida al imaginario colectivo, mejor con ironía: “Hayas hecho lo que hayas hecho, si tienes un accidente de tráfico, algún exceso has tenido que tener; eres culpable y responsable individual, y con suerte, protagonizarás una campaña de la DGT”, escribía Elena.

Aunque quizá mejor quedarse quietecitos, dadas las perspectivas: inclusión con cuentagotas, exposiciones de escaleras solo para atletas bípedos –C. M. Escher en el Palacio de Gaviria de Madrid–, fobia anti turistas, coches autónomos camicaces… Todo tiene remedio: volvernos invisibles, cubiertos de poliuretano, ecológicos y mimetizados con el entorno. Y entonces sí, todos iguales en la foto.

María Pilar Martínez Barca

(Heraldo de Aragón, "Tribuna", "Con DNI", viernes 18 de agosto de 2017).

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris