Facebook Twitter Google +1     Admin

Epifanía de la luz

20101113021651-epifania.jpg

A mi madre.

Brillaba la mañana.

Venia la marea, con sus copas teñidas

en la espuma del viento.

Y tú permanecías silenciosa.

Tu mundo era pequeño:

la casa, los paseos por el sol del verano

y aquel rincón tan intimo

donde tenían vida las sombras de los cuentos,

donde la luz caía.

Pero algo te impulsaba

a aquella comunión con otros seres,

y te quedabas triste cuando se habían ido.

Tu madre, aquellos párpados de azucena y escarcha,

siempre estaba contigo:

compañera en la noche del desvelo

y a la sombra apacible de los días felices.

Y luego llegarían las figuras soñadas,

instantes que se pierden por linderos de niebla.

Y sentada a la orilla,

esperabas los ecos de otros mares lejanos.

Comentarios » Ir a formulario

pilmarbarca

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris