Facebook Twitter Google +1     Admin

Rosa Montero

20110518010306-lagrimas-en-la-lluvia.jpg

Del latín “salutare”, saludar. ¿Dar salud? Una de sus múltiples acepciones: “Usar ciertas preces y fórmulas echando el aliento o aplicando la saliva para curar y precaver la rabia u otros males, dando a entender quien lo hace que tiene gracia y virtud para ello”.

Hoy me ha dado salud Rosa Montero, una de mis más grandes y admiradas escritoras desde que descubrí Temblor, mi temblor, el temblor de todos. Historias de mujeres, La loca de la casa… ¡Cuánto jugo exprimido en cada frase! Me han presentado a ella dos amigos, María Ángeles Naval y Manuel Vilas. ¿Será verdad que el maestro llega cuando el discípulo se encuentra preparado? ¡Ojalá! Muchas gracias, maestra.

Comentarios » Ir a formulario

pilmarbarca

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris