Facebook Twitter Google +1     Admin

De asteroides y santos

20151030155828-planeta-primo-tierra.jpg

Foto: National Geographic.

“… la Humanidad vive enfrentada a graves desafíos para los que no es fácil encontrar soluciones. Y, sin embargo, los seres humanos seguimos teniendo esperanza en el futuro”, parafrasearía Felipe VI en la entrega de los Premios Princesa de Asturias –primeros con nombre de mujer–. El cineasta Francis F. Coppola, la economista Esther Dufio, Emilio Lledó, filósofo, los científicos Emmanuelle Charpentier y Jennifer Doudna, Pau y Marc Gasol, el escritor cubano Leonardo Padura, Wikipedia y la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios son merecedores por sí mismos de ese futuro digno para todos.

Y nombre femenino lleva en muchas culturas el origen del mal, desde Eva a Patricia, el tremendo huracán que azotó México el mismo día 24: árboles y edificios derruidos, poblados inundados, sacudidas de tierra…

Esta próxima noche se anuncia la visita de la Gran Calabaza: el TB145, ya bautizado como asteroide Halloween. Pero este –¿género masculino?–; del diámetro de un estadio de fútbol, pasará silencioso, aunque cercano, a solo 400.000 Km. de nosotros. Si la Tierra se interpone en su órbita, ¿desapareceríamos todos como los dinosaurios?

Sin embargo, los homínidos estamos ya salvados. Entre los nuevos Kepler de la NASA, que se reproducen como conejos, el Centro de Astrofísica de la Universidad de Harvard (Cambridge, Massachusetts, EE.UU.), o el equipo de astrónomos de la Queen Mary de Londres, los exoplanetas o planetas extrasolares familiares del nuestro proliferan como granos de arena de una playa infinita. “Alguno, a solo trece años luz de distancia, tiene agua y montañas y ya hay quien imagina la presencia de vida inteligente.

Nunca creí en ovnis, profecías casratrofistas ni mariologías que habllan del final de los tiempos. También el sábado 24 se celebraba en el Centro Pignatelli de Jesuitas las I Jornadas de Tradición Cristiana y Mindfulness –atención plena y compasión–: oriente y occidente, silencio y compromiso. Se daba ya en Teresa de Jesús, otro nombre histórico de mujer. Ahí el desafío: no estamos solos, los descubrimientos no tienen final.

María Pilar Martínez Barca

(Heraldo de Aragón, "Tribuna", "Con DNI", viernes 30 de octubre de 2015).

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris