Facebook Twitter Google +1     Admin

Infancia robada

20160129015252-nina-reborn.jpg

Foto: www.lunalunerareborn.es

Nos sorprendía la presencia de Diego, de seis meses, en el Congreso de los Diputados. Una vez al año, es bueno que los niños tomen la tribuna y expresen sus inquietudes de pequeños políticos, más maduros de lo que pensamos; pero nunca a tan corta edad.

No son indiferentes al sufrimiento, sus compañeros refugiados, que no haya pobreza… Lo comparten con sus juegos, los estudios o un primer tontear por el wassap o Facebook –en eso chicas y chicos siguen siendo diferentes–. Seguramente sellarían pactos, pese a las cuadrillas y los líderes, mucho antes que los adultos.

No dejan de asombrarnos, ni por sus salidas vitalistas ni por sus bajones de moral. “Papá, mamá, estos 11 años que llevo con vosotros han sido muy buenos y nunca los olvidaré como nunca os olvidaré a vosotros”. ¿Qué le sucedió a Diego González para hacerlo? ¿Cuántas vueltas y dolores de cabeza? ¿Y pesadillas? ¿Qué se llevó con él y su silencio? Papá, mamá, tata, tío Lolo, abuelo… “Os echaré de menos y espero que un día podamos volver a vernos en el cielo”.

Hay asombros que nos paralizan. Inspectores, preparación a padres y profesores, educación de los chavales. Es necesario, urgente contra el “bullying” escolar. Sin embargo, es difícil interpretar un cambio repentino de ánimo, un ceño fruncido, por qué las notas caen como la Bolsa; o controlar a un adolescente o un grupo que se exalta. No es cuestión de buscar culpables.

Sí las causas de fondo: “…yo no aguanto ir al colegio y no hay otra manera para no ir”. Un descubrimiento atroz. Hay una línea más: “Os pido que no os separéis papá y mamá, sólo viéndoos juntos y felices yo seré feliz”. Siempre los vio. No como la niña de Vitoria que fue arrojada, ella sí, arrojada, en mitad de una discusión. La vecina vio una muñeca. ¿Un bebé Reborn?

Podremos comer roscones solidarios –hoy, San Valero, el bar La Ternasca, en el Tubo, toma la iniciativa–. Sn olvidar que Diego dejó el mensaje en Luchó, su muñeco fetiche. Me recordaba a Gorogó, el juguete que el padre trajo a la pequeña Ana María Matute de un viaje a África. No robemos la infancia.

María Pilar Martínez Barca

(Heraldo de Aragón, "Triibuna", "Con DNI"), viernes 29 de enero de 2016).

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris