Facebook Twitter Google +1     Admin

De Orlando a París

20160617144739-orlando-2.jpg

Foto: Heraldo

La cosa está que arde. Y eso que los primeros prontos de calor, propios de nuestra tierra, se han ido suavizando. Tampoco la madrugada en la discoteca de Orlando (Filadelfia) sería abrasadora, hasta que Omar Mateen comenzase a disparar a diestra y a siniestra. ¿Por razones homófobas? ¿Latinofobia? ¿Un inadaptado afectivamente que no se decidía a salir del armario? Parece que tenía todos los boletos y, además, se sabía enviado yihadista, aunque actuase como lobo solitario.

En Estados Unidos el verano no es extremo, y aun así las alarmas y las ventas de armamento se disparan, por si acaso… Psicológicamente, nos sentimos más cerca al París del poeta, mestizo y ciudadano del mundo, César Vallejo; aunque allí ya no se muera con aguacero, sino apuñalado por soldados del Isis en el hogar, más si es un policía, o su esposa y su hijo. Lo hizo la otra noche Larossi Abballa, obedeciendo órdenes de Al Bagdadi, su superior: “Matar a los infieles en sus casas con sus familias”.

Y en ciudades próximas –Marsella, Lille, Lens–, “hooligans” y ultras futboleros vuelven a desatar la violencia, con martillos, bates de béisbol o vejando a chiquillos pobres; igual que en la Champions de Madrid a míseras mujeres inmigrantes, o hace cuatro días en Barcelona. Y es que la barbarie, radical o integrista, no conoce fronteras. No es cuestión solo de bebida.

¿Uno de los motivos por los que el policía de Alcobendas (Madrid) escribía en su Facebook?: “Me siento agotado y sin fuerzas para seguir luchando”. De la placidez de la comida china a la nada negra de la muerte, como la define Rosa Montero en Bella y oscura. ¿Premeditado concienzudamente o un mal momento?

¿Afecta la canícula a las decisiones viscerales? Quizá nunca sepamos qué pasó con Irkam B. y sus dos hijas, Sara y Marwa, de cuya muerta la acusa el fiscal. Así como de haberlo intentado con Riham, la tercera. Se habla de los genios “djinn” y su reflejo a través del Corán; pero en el juicio se han citado presuntos homicidio y asfixia provocada, por boca de forenses del Instituto de Medicina Legal. Tenemos mucha fiebre.

María Pilar Martínez Barca

(Heraldo de Aragón, "Tribuna", "Con DNI", viernes 17 de junio de 2016).

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris