Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Agosto de 2014.

En capilla

20140801144553-capilla.jpg

Foto: 

Interior de la capilla de la Facultad de Geografía e Historia. / Samuel Sánchez (El País).

Estar en capilla: “Dicho de un reo. Estar desde que se le comunica la sentencia de muerte hasta la ejecución, en cualquier pieza de la cárcel dispuesta como capilla”. O también: “Dicho de otra persona. Hallarse en el trance de pasar una prueba o de conocer el resultado de algo que le preocupa”. Don Quijote pasó la noche en la improvisada capilla de la venta antes de ser armado caballero.

Expresiones y usos obsoletos, trasnochados, casposos. Capilla: “Edificio contiguo a una iglesia o parte integrante de ella, con altar y advocación particular”. Y puede ser: “En los colegios, junta o cabildo que hacen los colegiales para tratar de los negocios de su comunidad”. Significados que muchos universitarios ignoran, aunque no todos por fortuna. En la vigésimo tercera edición del Diccionario de la RAE, la definición de más candente actualidad quizá sea “Oratorio privado”. Y tan privado.

Privado: “Que se ejecuta a la vista de pocos, familiar y domésticamente”. “Particular y personal de cada individuo”. “Que no es de propiedad pública o estatal”. No deja de asombrarnos que en un centro educativo, público y superior, como la Universidad Complutense de Madrid, cuna de ideologías y movidas, mareas y partidos, en contra de cualquier privatización, se quiera relegar a lo privado la expresión de la fe, comunitaria en sí, y se prive a alumnos y profesores del derecho a celebrarla en grupo o sociedad. Privar: “Desojar a alguien de algo que poseía”. “Prohibir o vedar”.

Como anécdota, la asociación Auxilia en Zaragoza, que tanto nos ayudó a muchos discapacitados de los años setenta y posteriores, tuvo su sede en la casa de Pastoral Universitaria, con don Gregorio Muñio de consiliario, hoy miembro del Cabildo Diocesano. La fe no está reñida con la lucha social, los Derechos Humanos ni el progreso. “A Dios rogando y con el mazo dando”. Siempre lo hizo Jesús.

Lo que más chirría, que mientras se defiende el velo hasta con sangre o se condena por una caricatura de Mahoma, aquí se clausuran capillas, se quitan o fríen crucifijos  o se prohíben procesiones católicas, y no pasa nada. ¿Por qué roto o bolsillo de los vaqueros se nos cayó el espíritu? ¿Y el orgullo cristiano?

María Pilar Martínez Barca

(Heraldo de Aragón, "Tribuna", "Con DNI", viernes 1 de agosto de 2014).

01/08/2014 13:46 pilmarbarca Enlace permanente. La columna del viernes No hay comentarios. Comentar.

"Balconing"

20140808223055-balconing.jpg

Foto: vídeo de archivo en el que un turista se tira a la piscina desde el balcón de una habitación de hotel en 2010 (El País).

“Horror vacui”. ¿Por qué se dice amor cuando se quiere decir sexo? Jóvenes europeos –alemanes, italianos, daneses…– parecen no tener pánico al vacío en nuestras playas baleares. ¿O quizá sí?

Analizaba el doctor Enrique Rojas este nuevo fenómeno. ¿Por qué hincharse de alcohol hasta las cejas? ¿Por qué necesitan la droga? ¿Es una moda que están importando los turistas? Paradójicamente, hablaba de vacío, de soledad desde muy pequeños.

Casos sin duda extremos. Pero me hizo pensar. ¿Cómo se comportan los chavales de nuestro propio entorno? Esos bebés encantadores que ayer veíamos nacer, hijos, sobrinos, niños de nuestros amigos, se nos hacen extraños por momentos. Aislados en su Play, parecen no saber comunicarse, antes tan parlanchines.

Pueden ser unos chicos responsables, podemos haber estado siempre pendientes de ellos. Pero ha llegado su tiempo de salir en pandilla, de autodefinirse frente a los adultos. Y el grupo tira. El escritor José Jiménez Lozano –Premio Cervantes 2002– describe y justifica casi, en su novela Carta de Tesa, cómo es el grupo quien manda abusar de la indefensa profesora. No es algo fortuito.

El experto psiquiatra señalaba otro posible componente: la ausencia de valores, la ley del mínimo esfuerzo por costumbre, la falta de horizontes y listones que ir superando día a día. Ni el ipad ni la tablet son lo más apropiado para memorizar ortografía; ni es requisito rigurosamente imprescindible aprobarlo todo para pasar de curso. Es como si faltasen coordenadas en esa fase de maduración de la mente y el cuerpo.

Pero las relaciones humanas no son sencillas, y empiezan los problemas. Se necesita apoyo: bebida, sustancias que desinhiban, que no te dejen como el tímido del grupo. Que borren el horror al vacío e impulsen a dar el salto, un Ícaro sin alas o un Superman sin superpoderes. El Código de Buenas Prácticas del Consejo Asesor de Turismo balear prohíbe ya entrar borrachos al hotel o tirarse a la piscina al estilo “puenting”, en caída libre. Solo faltaba el “sexting”, grabarse como un juego en poses más que eróticas con destino a las Redes.

¿No tenemos bastante con volvernos locos los adultos? ¿Qué herencia les dejamos?

María Pilar Martínez Barca

(Heraldo de Aragón, "Tribuna", "Con DNI", viernes 8 de agosto de 2013).

08/08/2014 21:31 pilmarbarca Enlace permanente. La columna del viernes No hay comentarios. Comentar.

De retrones y hombres. Un blog diverso

20140809022539-retrones.jpg

Autogestión, tecnología y solidaridad

Pablo Echenique Robba, científico del CSIC, y Raúl Gay, periodista, ambos personas con diversidad funcional, gestionan un curioso blog a través de la página de eldiario.es. En sus entradas, desde la superación de problemas individuales a la denuncia solidaria. Con un ingrediente básico: el humor. Pablo nos brinda esta jugosa entrevista.

María Pilar Martínez Barca

¿Cómo se crea un blog?

P.- ¿Cómo se gestiona un blog? ¿Cómo nació la idea?

R.- Gestionar un blog es técnicamente muy sencillo. Publicar un artículo tan solo requiere tres o cuatro clicks más que escribirlo, pongamos, en Word. Lo más complicado es tener ideas para publicar a un ritmo regular y que gusten y lleguen a tu público. En cuanto a la inspiración, la tuvimos casi simultáneamente mi “socio” Raúl Gay y yo, se lo propusimos a Ignacio Escolar, director de eldiario.es, y le gustó. A los pocos días, ya estábamos en marcha.

P.- Creo que han ganado un premio importante.

R.- El premio lo ha ganado eldiario.es, aunque es cierto que la razón principal fue la existencia del blog. Se trata del Premio Zangalleta, que otorga anualmente la Fundación DFA (Disminuidos Físicos de Aragón), en este caso en la categoría de Mejor Blog de Acción Social.

P.- ¿Qué es un retrón?

R.- “Retrón” es un modo inventado y provocador de denominar a los discapacitados que usa, sobre todo, mi socio. A mí me gusta más “cascao”, pero elegimos “retrón” porque nos permitía un curioso juego de palabras con la novela de John Steinbeck.

P.- ¿Nueva Ley de Discapacidad o de Diversidad Funcional?

R.- Recientemente analicé la ley en el blog. Son palabras bonitas sin ninguna concreción. Como casi todo lo que hace este gobierno al respecto, es un insulto sin muchas ganas ni siquiera de disfrazarlo.

P.- ¿Importan las palabras?

R.- Como decimos en el blog, “nos importa más que nos den lo que nos deben que el nombre con el que nos llamen”. No me atrevería a decir que el lenguaje es absolutamente irrelevante, pero sí poco importante. Hay muchas cosas más acuciantes que van antes.

P.- Por cierto, ¿cómo gestiona un retrón como Vd. su propia vida?

R.- Yo soy científico del CSIC y llevo una vida normal a pesar de no poder levantar un vaso de agua. Pero no soy un ejemplo, soy una excepción. La inmensa mayoría de los discapacitados no tienen la misma suerte.

Capaces solidarios

P.- Y hablando de ciencia, ¿qué es más importante, una discapacidad intelectual o los límites que nos ponemos mentalmente?

R.- Creo que las dos cosas existen y las dos afectan mucho a la vida de quien las tiene. No me atrevo a decir cuál afecta más.

P.- En uno de sus post hablan de discapacitados en la Historia. ¿En qué se han diferenciado a sus contemporáneos?

R.- Solo desde hace relativamente poco tiempo los discapacitados tienen alguna oportunidad de salir adelante. Históricamente, han llevado vidas (o muertes) inmensamente más miserables que lo que en 2014 es habitual. Ha habido excepciones, pero muy pocas, y solo entre clases acomodadas.

P.- Denuncia social, problemas de accesibilidad, capacidades diferentes, asistencia personal…

R.- De todo un poco. Aunque es cierto que a mí me gusta hacer énfasis en las personas que peor lo están pasando. Son muchísimas y creo que hay que empezar por ellas.

P.- ¿Le importa mucho el patrón normal de belleza? Traducido a román paladino, ¿se le da bien ligar?

R.- Nunca se me ha dado bien ligar. La presión inmoral y superficial que la sociedad ejerce sobre todo lo que tenga que ver con las relaciones de pareja ha hecho mella en mí, como en casi todos los discapacitados, y siempre me ha dado pavor hablar con una mujer. Poco a poco he ido quitándome la timidez y ahora tengo la suerte de estar casado con una mujer inteligente que entiende las cosas cómo son realmente, que sabe que los cánones de belleza son cadenas idiotas y dañinas.

P.- Creo que ha adaptado al mínimo detalle su casa, sus despachos…

R.- Sí. La tecnología me ha ayudado mucho. No sé qué hubiese sido de mi vida sin una silla eléctrica. Muy pocos pueden costearse estos sistemas. Desgraciadamente, muy pocos pueden costearse este tipo de sistemas y dispositivos. La tecnología tiene potencial de cambiar nuestras vidas, pero solo si la brutal desigualdad económica llega a reducirse:

P.- ¿Existen diferencias norte sur también en discapacidad?

R.- Por supuesto. Muchísimos discapacitados están condenados a la miseria en España, pero el porcentaje es muchísimo mayor en países menos desarrollados.

P.- ¿Qué es Vida Independiente?

R.- Vida independiente, para mí, es lo que cualquier “bípedo” experimenta cuando cumple dieciocho: la posibilidad de decidir absolutamente todo lo que afecta a tu vida y está en tu mano. Desde la hora a la que me levanto, hasta dónde vivo o qué hago con mi dinero. Hoy en día este derecho no esta garantizado para millones de discapacitados en España, y creo que es un motivo de vergüenza nacional.

Rompiendo barreras

P.- “En Viena no hay minusválidos”. ¿La discapacidad es cuestión geográfica?

R.- Parcialmente lo es. Incluso en el mundo desarrollado, no todas las ciudades están igual de bien adaptadas. Barcelona, está mucho mejor adaptada que Madrid, y Zaragoza está mejor adaptada que Viena.

P.- ¿Existen enfermedades raras o desconocimiento médico y humano?

R.- Existen ambas cosas, aunque poco a poco la segunda se va reduciendo, y eso redunda en beneficio de las personas que viven la primera.

P.- ¿Ha dejado de ser un tema tabú la sexualidad de los retrones?

R.- Cada vez menos, pero aún lo es. Es habitual que la sociedad (¡y los padres!) infantilicen a los discapacitados… y ya se sabe, los niños se supone que no tienen sexualidad (aunque lo cierto es que yo la tengo desde que tengo memoria, pero bueno). Hay iniciativas muy interesantes que buscan derribar ese tabú imbécil y mojigato. Hace poco comentamos en el blog un documental titulado “Yes, we fuck!” que está siendo grabado y que mostrará escenas de sexo explícito de discapacitados (y no discapacitados).

P.- Hasta de los políticos se ríen sanamente. ¿Trabajan a y por nuestro ritmo? ¿O más bien se han quedado en la invención de la rueda?

R.- Como en casi todos los aspectos de la sociedad española, los políticos profesionales de los grandes partidos son mucho más un estorbo que una ayuda. Aunque es erróneo generalizar (unos pocos aún tienen principios), la mayoría de nuestros gobernantes llevan décadas poniendo los intereses de una pequeña élite económica por encima de los de la sociedad en su conjunto. Esto incluye rescatar bancos que han perdido el dinero de todos en un gigantesco casino global antes que rescatar a los cientos de miles de discapacitados que viven en la miseria y la indignidad.

P.- Con un año de vida su blog ya es un bebé mayor. ¿Hemos avanzado en este año?

R.- En este año hemos retrocedido enormemente. El actual gobierno es claramente retrógrado y una noticia muy mala para la gente con discapacidad.

P.- ¿En qué sentido ayudan las nuevas tecnologías para hacer nuestro mundo más humano y accesible?

R.- Ayudan mucho. Yo soy de la opinión de que, por ejemplo, Internet, ha abierto un mundo de oportunidades para las personas con discapacidad… y los móviles, y las sillas eléctricas, y tantas otras cosas. No obstante, como he dicho antes, no basta con que la tecnología exista. Hay que garantizar el acceso a ella de quiénes más la necesitan.

P.- ¿Y el sentido del humor?

R.- Desde mi punto de vista, el sentido del humor es muy sano psicológicamente. Yo me río de todo, empezando por mí mismo… algo que no es habitual en el mundo lloroso y autocomplaciente de la discapacidad, y por eso choca. No obstante, creo que el sentido del humor no soluciona el hambre y la miseria. Eso requiere de medicina más fuerte.

P.- Ya sabrá que han sacado unas gafas para que los invidentes perciban con detalle su entorno. ¿Cómo Vd. el futuro?

R.- Intento ser optimista, pero no es fácil. Todo dependerá de si somos capaces o no de arrebatar a ese 1% de privilegiados todo el poder y los recursos que nos han robado a todos los demás.

SUMARIOS

“Retrón es un modo inventado y provocador de denominar a los discapacitados”

“Yo soy científico del CSIC y llevo una vida normal a pesar de no poder levantar un vaso de agua. Pero no soy un ejemplo, soy una excepción”

“Vida independiente, para mí, es lo que cualquier “bípedo” experimenta cuando cumple dieciocho: la posibilidad de decidir absolutamente todo lo que afecta a tu vida y está en tu mano”

 

Página web

http://www.eldiario.es/retrones

(Humanizar, N.º 133 -Madrid, marzo-abril de 2014).

09/08/2014 01:32 pilmarbarca Enlace permanente. Humanizar No hay comentarios. Comentar.

La eterna juventud

20140809024805-adolescencia-jpg.jpg

Mujer y adolescencia sobre ruedas

La sobreprotección, la falta de recursos económicos, el miedo a despertar nuestra sexualidad o a que podamos quedarnos embarazadas, no nos dejan crecer. Virginia, Estrella, Nadia, Gema, Soledad, Trini, Marga o Carmen, han demostrado que podemos.

María Pilar Martínez Barca

¿Peter Pan o Medea?

Se caracteriza el síndrome de Peter Pan por la inmadurez en ciertos aspectos psicológicos, sociales, emocionales, etc. “A los hombres con discapacidad, la familia trataba de buscarles una novia, aunque fuera un poco bobita, para poder formar una familia. A la mujer se la encerraba en casa con su pensión no contributiva y los hermanos nos decían que teníamos mal carácter. Y ¿qué pasa cuándo se mueren los padres? Una chica sola con una paguita que no ha gestionado en su vida…”, afirma Carme Riu, presidenta de la asociación catalana Dones no Estándar (Carmen Morán, “Las discapacitadas salen de su encierro”, El País, 29/11/2011). Porque hay padres y madres que no querrían que su hijo o hija con diversidad funcional se hiciesen nunca adultos. ¿Síndrome de Medea?

Y Gema Hassen Bey, campeona paralímpica, bailarina, actriz o presentadora de televisión, nos comentaba en un número anterior: “Para mí todo empezó cuando decidí escaparme a comprar el pan. Me escapé de casa y al volver le dije a mi padre: Ya sé que he corrido un riesgo, pero también la vida entraña riesgos e igual que hoy me he escapado a comprar el pan mañana voy a ganármelo”. Aunque reconoce: “La educación esta muy mal para una niña con cualquier tipo de discapacidad. Es nuestra gran asignatura pendiente. ¿Cómo pretendemos cubrir el 2% de empleo si no nos hemos preocupado del primer pilar?”.

En esa tesitura, la adolescencia se hace más cuesta arriba y en soledad, como reflexiona Camen Soria en su libro, Manifiesto Saltamontes (Ed. Patrañas): “Lo que yo echaba de menos por entonces era una vida normal, es decir, una vida, la mía, relaciones, amigos, una vida, pero lo que las colonias me ofrecían era más de lo mismo, compartir mi tiempo con otros inadaptados como yo, un pobre consuelo”. El tiempo parece detenerse, pero pasa: “En casa… los padres se hacen mayores… y después estaban las complicaciones de vivir en un pueblo” (La experiencia de la independencia, de Juan José Maraña); es Soledad Arnau, investigadora y becaria en el Departamento de Filosofía de la UNED y presidenta de IPADEVI (Instituto de Paz, Derechos Humanos y Vida Independiente). Pero la institucionalización en una residencia no es siempre la solución: “Cuando estás allí dentro, cuando no ves posibilidades de salida, es casi impensable tener la cabeza fría y objetiva para pararte a pensar, tomar decisiones de caminos que te conduzcan a marcharte…”.

Sexualidad sin límites

La experiencia de Marga Alonso, también artrogriposis múltiple congénita, es similar y única: “No me puedo mover, ni proteger de los pelotazos, ni de algunos mayores que me dan miedo porque se creen que soy un coche de carreras y me llevan por el patio, sin mi permiso, corriendo y haciendo curvas. […] Cuando mis compañeros se van de excursión, yo paso el día en el aula de refuerzo” (de su libro Nacida con AMC, Diversitas Ediciones). Después, Formación Profesional –“por primera vez formo parte de un grupo de amigos y amigas”–; cursos de Inglés y de Informática, mucho tiempo en casa, vuelta a salir de marcha, unos padres que no pueden al cien por cien… “Como puedo, con ayuda de mis hermanas y con la desaprobación de mi madre, contrato una empresa de personal para asistencia domiciliaria”. A Marga le tocó la lotería: diecinueve horas de asistencia personal, piso domotizado, emancipación, gracias a la Oficina de Vida Independiente de Madrid. Va a ser una maestra excelente, sueña con formar una familia.

Gema sonríe, siempre ríe: “En el instituto yo pensaba que por mi sillita de ruedas nunca iba a ligar porque nadie se fijaría en mí, así que debía ser muy lista y estudiar para buscarme la vida y dejarme de esas “tonterías”. Pero pronto me eché una amiga, quedábamos para preparar los exámenes y terminábamos de fiesta por Madrid”. Y Virginia Felipe no se queda a la zaga: “La verdad que he tenido una vida muy normal, salía en grupo con amigos, he tenido varios novietes, he ido de discotecas, he subido en coches de amigos para irnos a otros pueblos. […] Mis padres también me han dado libertad para salir, me imagino que se preocupaban como todos pero nunca me cohibieron. Eso sí, mi madre estaba pendiente para cuando llegara acostarme con todo lo que conllevaba”. Primera mujer en España con atrofia medular espinal en tener una hija, ahora tiene ya la parejita: “Sofía nació con siete meses y medio, fue con cesárea programada ya que en la última semana había engordado 400 gramos, y ya no tenía suficiente espacio para crecer más”.

“Nosotros no tenemos la facilidad de ir a un bar, tomar una copa y ligar. Por desgracia los cánones de belleza son los que son y nosotros no estamos dentro del prototipo de buenos amantes”, vuelve a recordarnos Soledad (“Asistencia sexual. Échame una mano”, revista Interviu, 16/9/2013). Se conocernos y descubrir nuestras necesidades, como afirma la terapeuta argentina Silvina Peirano, de la organización Sex Asistent: “La sexualidad es un rasgo vital de identidad y privar a las personas de su biografía sexual es quitarles parte de su personalidad”. En Francia la asistencia sexual es un debate abierto; en Dinamarca, Holanda, Suiza, Bélgica o Alemania se considera un servicio de salud. Los padres, desde la negación a sentirse como “la única alternativa para ayudar a aliviar las necesidades sexuales de sus hijos”. “Además, el contacto humano y sentirnos queridos cura más que cualquier medicina. El sexo es lo que menos importa. Prevalece la caricia, el afecto, el cariño, que no seamos juzgados”.

El derecho a ser madre

Afirma María Pilar Porras, autora del blog Discalibros y miembro del INICO (Instituto Universitario para la Integración en la Comunidad): “Ser madre es un derecho de cualquier mujer, pero en cuanto hablamos de mujeres que tienen diversidad funcional el tema puede llegar a convertirse en tabú. Sigue existiendo una fuerte resistencia tanto familiar como de la sociedad por la supuesta incapacidad de estas personas para poder cuidar de un hijo” (“A fondo. La maternidad en las personas con diversidad funcional”, Autonomía personal, imserso.es, 29/1/2013). Tanto los manifiestos de las mujeres con discapacidad de 1997 y 2002 como la Convención de la ONU de 2006 recogen ese derecho; pero los prejuicios continúan. “Son pocas las mujeres con diversidad funcional en España que se han atrevido y han tenido los apoyos y la fuerza necesaria para dar el paso de convertirse en madres, pero todas califican ese momento como el más bonito de su vida”.

Dejamos la palabra a Estrella Gil García, autora de Maternidad adaptada (Alicante, Ed. Club Universitario, 2010) y madre feliz.

“Tener un hijo es lo más hermoso que te puede pasar y piensas protegerlo toda tu vida. Lo puedo afirmar porque soy madre. Cuando tu hijo tiene una discapacidad o diversidad funcional este instinto se multiplica, lo puedo constatar porque tengo una discapacidad y lo he vivido como hija.

”Debe ser duro dejar que tu retoño salga al mundo y viva su vida. Sabemos que en algún momento u otro le herirán, es inevitable. Cuando el hijo tiene una diversidad funcional se tiende a un sobre proteccionismo por parte de los padres que se alarga durante toda la infancia y adolescencia (incluso toda la vida). Es comprensible, pero genera una situación algo surrealista en la adolescencia. Es la época idónea para explorar el mundo, aprender de nuestros errores y aventurarnos en distintas relaciones sociales. También es cuando se viven las primeras experiencias sexuales. Un tema que espanta a los padres: responsabilidad, sentimientos heridos…

”La persona con discapacidad desea vivir todas las etapas de su vida, pero muchas veces ve cómo su infancia se alarga demasiado, por su dificultad de entrar en la trama social de la adolescencia. Se han suprimido muchas barreras arquitectónicas, pero quedan muchas mentales que salvar.

”Siempre ha costado dar libertad y límites a un hijo adolescente. Si, además, tiene una diversidad funcional física –silla de ruedas, invidente…–, la cosa se complica. Los padres tienen miedo a que se encuentre con problemas y no sepa resolverlos. Cuanto antes se enfrente solo a ellos, antes aprenderá recursos y herramientas para superarlos.

”Creo que aquí radica el principal problema: la discapacidad se vive como un problema familiar, y esto es un error. La discapacidad es un problema social, por no incluir a la persona en el ciclo de estudios, trabajo y vida social a su debido tiempo.

”Muchas veces nuestra adolescencia se alarga hasta los veinte y muchos, porque antes no hemos tenido recursos y confianza en nosotros mismos para vivirla. Tenemos derecho a vivir todas las etapas de nuestra vida sin estancarnos en ninguna.

”Tengo treinta y cinco años y un hijo de cinco. Aprovecho los ratos libres para ir a comprar o al gimnasio, sola por la calle con mi silla electrónica, con los cascos y la música a tope. Sonrío cuando pienso que parezco una quinceañera, pero es que con quince años nunca salía sola”.

Nadia Domínguez, licenciada en Derecho, colombiana y con poliomelitis desde los catorce meses, piensa que “lamentablemente todavía la humanidad en la que vivimos enlaza la diversidad funcional con el modelo médico, lo que trae como consecuencia que en la mayoría de los casos nos siguen percibiendo como mujeres infantiles, que debido a la diversidad funcional no somos dueñas de nuestras vidas”. “Tampoco nadie le dijo que  no  importaba  caerse  o equivocarse, sino  andar el camino, nadie le hizo ver nunca que la belleza y el amor van de dentro a fuera, y no al revés, y que cada persona es única e igual al mismo tiempo. Nadie le enseñó  la importancia  de conocerse, aceptarse y amarse a uno mismo  para  ser  feliz y poder conocer, aceptar y amar a los demás” (María Trinidad Recio, “La meta”, Cuentos desde la diversidad, Libros del Innombrable, 2013).

 

SUMARIOS

“Lo que yo echaba de menos por entonces era una vida normal, es decir, una vida, la mía”

“El sexo es lo que menos importa. Prevalece la caricia, el afecto, el cariño”

“Siempre ha costado dar libertad y límites a un hijo adolescente”

(Humanizar, N.º 134 -Madrid, mayo junio de 2014)

09/08/2014 01:48 pilmarbarca Enlace permanente. Humanizar No hay comentarios. Comentar.

Yoga adaptado

20140809030234-yoga.jpg

Respirar, despertar, vivir aquí y ahora

Teresa Pellejero Letosa, profesora de yoga y yogaterapia, ha adaptado estas disciplinas a personas de movilidad reducida. Volver al centro, aprender a respirar, vivir en positivo y en el presente nos hace el día a día más saludable. Sus clases son una delicia.

María Pilar Martínez Barca

Volver a la unidad

P.- ¿Cómo define el yoga?  

R.- yoga significa “unión”, en sánscrito. Mente, cuerpo y espíritu recuperan su unidad esencial. Otro concepto que define la esencia del yoga es el equilibrio. Ese equilibrio que buscamos para sentirnos con energía vital, con serenidad mental, conectados con nuestro ser físico y trascendente.

P.- ¿Es el yoga un deporte?

R.- No. Es mucho más. El deporte se centra en el movimiento físico, aunque en algunos casos tienen un poco en cuenta la respiración. En yoga trabajamos con la respiración, y buscamos unir el movimiento corporal a la respiración consciente y la atención plena. Un movimiento suave que se adapte a la respiración y cultivar la sensibilidad sintiendo lo que se está realizando en cada momento con mucha conciencia corporal. Solo desde ahí pueden surgir los verdaderos cambios y beneficios.

P.- ¿Cómo se metió Vd. en este mundo?

R.- Mi primer contacto con el yoga fue hace 30 años. Yo probé las sesiones de yoga y, sin tener claro lo que hacía, salía fenomenal de cada sesión. Desde entonces formó parte de mi vida: me compré libros, practicaba cada día en casa… Hace 15 años, descubrí que se podía ser profesora de yoga. Saqué mi titulación, reconocida por la AEPY (Asociación Española de Practicantes de yoga). Fue la profesora Conchita Morera quien me puso en contacto con CAI Deporte Adaptado y su presidenta, Marisa García Lacal. En ese momento solamente tenían a una persona con discapacidad, me costó un poquito al principio, dirigir la sesión y ayudarle al mismo tiempo, pero al final resultó fácil. Consideraron que yo podía tener aptitudes para estar con un grupo de personas con movilidad reducida, me ilusionó el proyecto y ya llevo 10 años.

P.- ¿Pero puede una persona con discapacidad practicar yoga?

R.- Por supuesto, y además lo avala la realidad: cada alumno ha descubierto que con la práctica de esta disciplina llega a realizar movimientos físicos que nunca hubiera podido imaginarse.

P.- ¿Qué ejercicios, posturas, etc., son las más adecuadas para estas personas?

R.- Son muy buenos los ejercicios de desbloqueo articular y la movilización general de todo el segmento vertebral, con suavidad, en todas las direcciones. También los desbloqueos de la respiración, porque a través de ellos se libera mucho contenido emocional y muchas tensiones que agarrotan el cuerpo. Y por supuesto la relajación y meditación, para llegar a disfrutar de un mayor bienestar en el cuerpo, la mente y el espíritu. Solemos finalizar la sesión con una relajación y visualizaciones creativas y en algunos momentos canto de mantras con mudras (gestos con las manos).

Cuerpo, mente, espíritu

P.- ¿Qué beneficios aporta para la salud?

R.- El yoga, con sus prácticas físicas y meditativas, aporta grandes beneficios. En el plano físico, nos hace más conscientes de los ritmos y necesidades del cuerpo, fortalece músculos y huesos, retrasa el envejecimiento, aumenta la energía vital, da flexibilidad y equilibrio, oxigena y limpia nuestros órganos y sistemas: cardiovascular, endocrino, digestivo y respiratorio. En el plano mental, disminuye el estrés, favorece la concentración, la capacidad de razonamiento y levanta el ánimo. Nos trae armonía interior.

P.- ¿Podemos curarnos por nosotros mismos? ¿Y enfermar?

R.- El equilibrio interior repercute no solo en una mejor forma de relacionarnos con el mundo, sino también en la salud física. La frase “Somos lo que pensamos” tiene un potencial increíble. El pensamiento influye en nuestro mundo emocional, este en nuestro campo o cuerpo energético y el cuerpo energético sobre el cuerpo físico, llevándole salud o enfermedad. Conozco a personas que, pese a la predicción de los médicos, con su actitud, fuerza de voluntad y empeño, han mejorado notablemente.

Y al revés, podemos enfermar, y esto resulta más fácil, porque nos identificamos más con el pensamiento negativo. Estos pensamientos y sensaciones generan bloqueos emocionales que influyen bajando la energía. Hay que estar atentos.

P.- Este tipo de terapias y la medicina convencional, ¿se complementan?

R.- Por supuesto. Cada día más alumnos vienen porque sus médicos les recomiendan yoga, sobre todo en casos de estrés o problemas de espalda y respiratorios. Estaría fenomenal que pudiéramos trabajar todos a una. La medicina convencional puede quedarse en el síntoma. En las técnicas de Oriente se profundiza más.

P.- ¿Qué son los chacras?

R.- La energía del ser humano fluye a través de unos canales sutiles, llamados nadis. Tenemos 72.000, y por ellos circula la energía que da vida al cuerpo físico, que es la materia; pero solamente siete se consideran chakras o centros energéticos primarios.
Cada chakra gobierna unos órganos internos, una zona vital y una glándula.

P.- Vd. es maestra y pionera en yoga ocular.

R.- El yoga ocular se ocupa de la recuperación visual por método natural. Consiste en activar todas las funciones oculares mediante ejercicios para recuperar la visión y hábitos para no perder lo recuperado. Los ojos son los órganos más relacionados con la mente, y como la mente es tensa por naturaleza, los ojos están tensos continuamente y esa tensión nos resta sensibilidad, se pierde percepción y nitidez. El yoga ocular despierta la sensibilidad, relaja y tonifica los ojos y el progreso surge por sí mismo. Además, es un camino que nos lleva a elevar la conciencia y a una percepción diferente a la ordinaria. Pueden corregirse varias afecciones. Lo aprendí en el centro Aurobindo, de Valencia, de Manuel Palomar.

P.- ¿Cómo sanar la mente?

R.- La mente no está enferma. Se trata de entrenarla para que trabaje a nuestro favor. La mente es el camino y a la vez el obstáculo. La mejor herramienta es la meditación con atención plena. Debería ser una constante en nuestro día a día. Todo el tiempo que estemos presentes en lo que hacemos, en cualquier momento, estamos en meditación. Así es como podemos aprender a decir stop a nuestra mente cuando se queda enganchada en pensamientos negativos; y aprendemos a frenar todo el parloteo mental, porque en ese parloteo hay confusión y debilidad. Si tenemos una mente serena y disciplinada, va a haber más claridad y fuerza.

P.- ¿Cómo curar las emociones?

R.- Con la respiración, como desbloqueante natural, y con la meditación. Hay técnicas de respiración específicas para desbloquear emociones. Nuevamente, la meditación: un pensamiento siempre va a desencadenar una emoción; aprendiendo a no identificarnos con nuestros pensamientos negativos, frenamos una emoción de pena o angustia. Es todo un proceso. No es sencillo, pero se puede conseguir.

De mi centro a tu centro

P.- ¿Considera el yoga una religión?

R.- Yo no lo considero una religión, ni tampoco el budismo –filosofía de vida basada en cuatro nobles verdades–. Es una disciplina pragmática que promueve el equilibrio y la paz interior del ser humano. En las religiones, debemos respetar ciertos dogmas de fe y una devoción a lo divino. El yoga es un camino práctico, cualquier persona puede acercarse a él y aprender sistemáticamente algunas técnicas. La cuna del yoga es la India y, hasta donde llega mi comprensión, no interfiere en las creencias religiosas de cada persona.

P.- Sus tres mantras favoritos.

R.- Teniendo en cuenta que mantras son palabras con poder, ya que abren el corazón y ayudan a elevar el nivel de energía, mis tres mantras favoritos son: On mani padme hum, que ayuda a despertar las energías latentes en el ser humano; Aum, sonido del universo que nos lleva al vacío, y Gayatri mantra, que fortalece la salud y la mente.

P.- ¿Es importante hacer yoga en grupo?

R.- Sí, es importante practicar el yoga en grupo, porque la energía que se mueve tiene muchísima más potencia y todos nos beneficiamos de ella.

P.- Aparte del yoga, ¿realiza Vd. otras actividades?

R.- Realizamos talleres de todo tipo. Tenemos además otra asociación, Asociación Vital Mundo yoga Creativo, donde todos los socios tienen la oportunidad de dar y recibir talleres. La asociación surge precisamente de la integración de todas las personas con capacidades diferentes y tenemos un lema que es: “Yo hago lo que tú no puedes. Tú haces lo que yo no puedo. Juntos podemos hacer grandes cosas. La unión hace la fuerza. Yoga es unión”.

 

SUMARIOS

“Son muy buenos los ejercicios de desbloqueo articular y la movilización general de todo el segmento vertebral, con suavidad, en todas las direcciones”

“El equilibrio interior repercute no solo en una mejor forma de relacionarnos con el mundo, sino también en la salud física”

“La mente es el camino y a la vez el obstáculo”

(Humanizar, N.º 135 -Madrid, julio-agosto de 2014).

09/08/2014 02:03 pilmarbarca Enlace permanente. Humanizar No hay comentarios. Comentar.

Los músculos del alma

20140809032202-cai-da.jpg

La fuerza de los límites

Desde mi sillón

Los músculos del alma

¿El alma tiene músculos? De niña me llevaban a la fisio. Me movía las manos: hacia dentro, hacia fuera, juntándome los dedos, uno a uno. Luego las piernas hasta los pies, girando mis tobillos hasta ponerlos rectos, flexibles, relajados. Me ataban las rodillas en el plano para favorecer la bipedestación. Y en una enorme colchonetas vueltas y vueltas. Hasta me colocaban cédulas de escayola por las noches. ¡Qué fastidio!

A la par, mi madre se empeñó en enseñarme a leer. Mi padre, los estudios primarios y una cultura general, bases de mi EGB, con los mismos libros de su Bachillerato y su Reválida. Mi mente se fue ejercitando: comencé a pensar, a analizar cada pensamiento desde todos sus ángulos, como un caleidoscopio de mil y un colores. Soñaba ser poeta, periodista, escritora. ¿Gimnasia solo de la mente?

Muchos años después, cuando ya había publicado, finalizado la carrera y un doctorado nada fácil, regresé al encuentro conmigo misma. Nadar era a la vez vértigo y abandono; superar los temores y dejarme llevar, como una niña, por una mano inmensa y amorosa que me iba modelando el interior.

Ahora, de vuelta un poco de la vida, aunque con ilusión adolescente, sé que el alma se mueve muy dentro de mí misma, según voy respirando.

                                                                         María Pilar Martínez Barca

A nuestro alcance

CAI Deporte Adaptado

Nace en Zaragoza en 1980. Su objetivo, que personas con discapacidad practicasen deporte insertas en la sociedad. Hoy rebasa fronteras.

M. P. M.

“Favorecer el desarrollo psico-social y normalizar la vida cotidiana”, algo no habitual por aquellos años. “Creamos una organización defensora del bienestar físico, en especial de personas con diversidad funcional”, nos comenta Marisa García Lacal, su presidenta.

Resalta Marisa la ilusión y el trabajo en equipo, junto al constante apoyo de Caja Inmaculada. “CAI-DA ha tenido gran repercusión en las personas que han compartido sus proyectos. Entre ellas, la paralímpica Teresa Perales, ejemplo de constancia y superación.

La entidad cuenta con cuatro grandes áreas: deporte –natación, tenis, baloncesto, bocha, eslalon o atletismo–; salud, con una unidad de fisioterapia y diversos talleres; formación –informática, inglés y formación de técnicos y familiares–, y área de empleo, con el Centro Especial de Empleo "Más Que DXT" y sus cincuenta trabajadores con diversidad.

CAI-DA está incluida en importantes plataformas, públicas y privadas. Tiene convenios de colaboración con ASDES (Asociación del Deporte Solidario), FEAPS (Federación de Entidades de Discapacidad Intelectual) o (SAWA Asociación por la defensa de los niños con discapacidad en Camerún). Es miembro del Consejo Aragonés del Deporte, COCEMFE Aragón, PADIS (Patronal Aragonesa de la Discapacidad)… Ha colaborado en la construcción y remodelación todas las instalaciones deportivas ciudadanas, hacia la plena accesibilidad.

“Seguimos creciendo. Uno de nuestros proyectos estrella es la Campaña Educativa Deporte Adaptado, dirigida a más de 2000 niños de cuarenta y cinco centros escolares”.

Página web: www.dacai.es. Teléfono: 976 27 10 39.

Más corazón

Aragua: espíritu de superación

Cuatro pilares básicos: terapia como calidad de vida, competición en equipo, integración-formación y trabajo.

“En el verano de 2010, un grupo de nadadores con discapacidad decidimos emprender una aventura que nos llevara a ser mejores y a hacer mejor la vida de quienes nos rodean y se encuentran con similares dificultades que nosotros en su vida diaria”, leemos en el editorial.

Nacía Aragua, una asociación independiente a la medida de cada nadador. Triunfos en los campeonatos por Comunidades Autónomas, nacionales y en los Juegos Paralímpicos, gracias a Javier Hernández, Diego Batuecas o María Delgado. Superación y normalización social en la misma moneda. Hazte socio.

Página web: www.aragua.es, Correo-e: aragua@argua.es. Aragua Asociación Deportiva, también en Facebook.

M. P. M.

(Humanizar, "La fuerza de los límites", N.º 135 -Madrid, julio-agosto de 2014).

09/08/2014 02:22 pilmarbarca Enlace permanente. La fuerza de los límites No hay comentarios. Comentar.

Pinillos, un poeta en el periódico

20140809033906-pinillos-50-.jpg

(Heraldo de Aragón, "Cultura y ocio", "Heraldo verano biografía", sábado 26 de julio de 2014).

09/08/2014 02:43 pilmarbarca Enlace permanente. Manuel Pinillos No hay comentarios. Comentar.

En fiestas

20140821215841-lumiinaria.jpg

Foto: Francisco Javier Martínez Barca

Los riñones dolían y anidaban los callos en las manos tempranamente envejecidas; blanca como leche la tez al abrigo del pañuelo, las mujeres, y la boina o los sombreros de paja, los varones.

En muchos pueblos, aragoneses y castellanos, se sigue celebrando la Virgen de Agosto, la fiesta de la recolección o la cosecha, la siembra a mano de hace más de un siglo, la misma desde el asedio de Numancia, tan bien descrito por José Luis Corral. Los relojes de piedra o de sol ralentizaban el tiempo.

Festejar y dar gracias por la cosecha recibida, un rito antiquísimo y pagano, comenzó a interpretarse en clave cristiana. La Asunción de María venía que ni anillo al dedo. Las iglesias se llenaron de altares y de pasos en los que procesionaban la Virgen y San Roque –Sant Roc de Montpellier–, un santo popular del siglo XIV que enfermó de peste –el ébola de la época–, con su perrito fiel sosteniendo en la boca una hogaza de pan.

Cultura tradicional retratada con pluma certera por Julio Caro Baroja, sobrino de Don Pío. Los sufridos y pobres labradores, y sus pacientes parientas, se olvidaban por un par de días de su penuria personal. “Arrodillar” las eras –allanarlas con rodillos enormes–, hacinar y recoger grano y paja, guardarlos a la intemperie, velados por la Osa Menor y la Vía Láctea, subirlos a la planta de arriba, y la tediosa faena del pajar.

Las gentes no sabían de hagiografía ni del significado de la Asunción. Se distraían con la Misa, la ronda a las mozas, el baile en la plaza, la hoguera o Luminaria. A las doce sonaba el toque tácito de bajar a la plaza a contemplar la lumbre. Chicos y grandes, hombres y mujeres, mozos o casados. Se echaban primero los troncos más gruesos de la encina, arrastrados por hombres hechos y derechos. Con las ramas o chaparros podían atizar los mozalbetes. Ramillas y hojarasca quedaban para los más pequeños.

Conocí todavía al confitero, vendedor ambulante de chuches. Los gaiteros dieron paso a la orquesta, que va de Zaragoza, y a la disco móvil de última generación  y tecnología informática. Cada año menos gente. Queda la brasa, para esa chuletada que confraterniza a nativos y nietos de quienes emigraron a la ciudad.

María Pilar Martínez Barca

(Heraldo de Aragón, "Tribuna", "Con DNI", viernes 15 de agosto de 2014).

21/08/2014 21:00 pilmarbarca Enlace permanente. La columna del viernes No hay comentarios. Comentar.

El ébola

20140824013825-caso-ebola.jpg

Foto: www.teinteresa.es/salud/

No tenía nombre ni apellidos. Era un río del antiguo Zaire –hoy República Democrática del Congo–, con riberas pobladas de vegetación, una miseria materialmente extrema y una riqueza humana inclasificable. Cientos, seguramente miles de rostros anónimos, de esos cuya sonrisa agradece la vida y conforta de las adversidades y la muerte, no daban para grandes titulares.

A principios de agosto, el ritmo de la historia parecía cambiar: se repatrian al Hospital Universitario de Emory, en Atlanta, al doctor Kent Bradley y a la misionera Nancy Writebol, infectados de ébola en Liberia. La infección, los dolores de garganta y abdomen, la fiebre hemorrágica por ojos y nariz, serían similares. Pero el tratamiento de suero experimentado con algunos simios abría una esperanza.

Pocos días después, entramos nosotros en los mass media. Miguel Pajares, médico y sacerdote de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, y la hermana Juliana Bohana, son trasladados al Hospital Carlos III de Madrid. Se me despiertan la alegría y los recuerdos gratos: yo nací en el Hospital de San Juan de Dios, y en su día, un ocho de marzo, padecí una no muy difícil intervención que salió a pedir de boca.

Recordé a tantos misioneros que se juegan la vida por calzar las sandalias y meterse empáticamente en la piel de sus prójimos –como Jesús, literalmente expulsado de la ciudad por curar a un leproso–.

“A nosotros van a dejarnos aquí, vamos a morir todos”, declaraba la hermana Catherine, compañera en el Hospital San José de Monrovia, en Liberia, de los dos españoles repatriados. Junto a ella, las religiosas Chantal Pascaline –fallecida a los dos días– y Paciencia, de la Inmaculada Concepción; el hermano de San Juan de Dios Georges Combey, en estado grave, el enfermero y el administrador. Doce personas.

¿Selección natural, de protocolo epidemiológico, socioanitaria? Quiero pensar que es en beneficio de todos. José Carlos Bermejo, director del Centro de Humanización de la Salud –Religiosos Camilos–, me comentaba la precariedad de los hospitales en países en desarrollo: sin luz, sin agua, sin las más básicas herramientas. ¿Ser hijos de Dios nos hace igualitarios?

La vida y la muerte sí nos igualan.

María Pilar Martínez Barca

(Heraldo de Aragón, "Tribuna", "Con DNI", viernes 22 de agosto de 2014).

24/08/2014 00:38 pilmarbarca Enlace permanente. La columna del viernes No hay comentarios. Comentar.

Robin Williams

20140830013207-robin-williams.jpg

Foto: wikipedia

Una persona sólo puede curarse de sus heridas profundas cuando da el paso de ponerse en la piel del otro y mirar con sus propios ojos. Podría ser una de las muchas lecturas que Robin Williams, el protagonista de Despertares y El club de los poetas muertos, intenta transmitirnos en su encarnación de Patch Adams, un enfermo al borde del suicidio que, en su trato diario con los compañeros de hospital, decide hacerse médico para ayudar a sus iguales.

Me cogió de vacaciones y por sorpresa. Robin Williams (Chicago, 1951), merecedor de un Óscar y cinco Globos de Oro, esposo y padre feliz, se bajaba del tren. “¡Oh, capitán, mi capitán!”. Era el grito de guerra de aquel grupo de alumnos –el Club de los Poetas Muertos­–, en un estricto colegio de Nueva Inglaterra, que aprendieron a exprimir la vida, carpe diem, de la mano de su profesor. ¿Cabía otro final?

Si un papel me tocó el alma fue el de Despertares. El doctor Malcolm Sayer experimenta una nueva droga para tratar a sus pacientes con encefalitis letárgica, que los reduce a un estado vegetativo. Junto a Williams, la interpretación de Robert De Niro: su historia de amor, su lucha por superar los límites… Se me quedaron congeladas dentro las palabras de la madre: De niño no era así.

Msr. Doubtfire –el padre que se transforma en chacha–, Hood, El Rey Pescador, Aladdin, Jumanji, El hombre bicentenario… “Robin pasó mucho tiempo de su vida ayudando a otros. Entreteniendo a millones en escena, cine o televisión, a nuestras tropas en el frente, o reconfortando a un niño enfermo. Quería que riéramos y nos sintiéramos menos asustados”, declaraba su viuda. ¿Homólogo de Adams?

Manuel Hernández reseñaba en Artes y Letras El corazón en vilo: “En ese camino de búsqueda María Pilar se ha detenido en las empinadas y paralelas sendas de estos dos místicos –Teresa y Juan–, pues desea alcanzar ese éxtasis que ellos lograron. Porque ella se siente, como todos los que nos hallamos en búsqueda, en el límite de la esperanza por un mundo que se autodestruye”. ¿Un místico en búsqueda o un Peter Pan adulto, otro de sus personajes estelares? Puede que su mirada, entrañable y risueña, nos lo desvele un día en la pantalla.

María Pilar Martínez Barca

(Heraldo de Aragón, "Tribuna", "Con DNI", viernes 29 de agosto de 2014).

30/08/2014 00:32 pilmarbarca Enlace permanente. La columna del viernes No hay comentarios. Comentar.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris